Atrévete con el eyeliner

A todas nos gusta el acabado que dejan los eyeliners pero no todas sabemos cómo usarlo sin acabar hecha un Picasso. Normalmente ni si quiera sabemos por dónde empezar; por no hablar de lo difícil que es mantener el pulso firme. Al final acabas usando el lápiz de ojo para evitar complicaciones. No sufras, hoy te traemos algunos consejos para que empieces a dominar el arte del eyeliner para usarlo con los looks que más te gusten.

Lo primero a tener en cuenta es saber qué tipo de look buscas. El eyeliner no solo es capaz de cambiar la forma de tus ojos, sino también de cambiar por completo tu look así que debe ir en concordancia. Ten en cuenta el grosor y si delineas el párpado superior o también la línea de agua según si es un look de diario o para salir de fiesta.

Antes de usar el eyeliner, aplica tu base de maquillaje, colorete y sombra si lo deseas. El eyeliner va después de todo eso, pero antes de la máscara de pestañas. Un pequeño truco: tu eyeliner durará más si lo aplicas encima de sombra, y si no quieres ir muy cargada, siempre puedes usar una de un tono parecido al de tu piel.

Cuando vayas a usar el eyeliner, inclina un poco la cabeza, arquea la ceja y con la mano con la que no lo sostienes, estira la piel del párpado un poco para que no haya demasiados pliegues y el trazo sea menos irregular. Si ves que te tiembla un poco el pulso, siempre puedes apoyar el codo en una mesa o en cualquier superficie estable.

A la hora de realizar el trazo, te recomendamos que comiences desde la mitad del párpado hacia fuera para posteriormente ir en la misma dirección pero desde la zona del lagrimal. Para acompañar a la forma natural del ojo, intenta que el trazo sea más fino en este primer tramo. Ten cuidado con intentar dejar la línea demasiado perfecta pasando una y otra vez por el mismo tramo, no vaya a ser que la línea acabe demasiado gruesa.

Atrévete-con-el-eyeliner-2

Si te has decantado por una línea superior gruesa, no pintes la línea de agua o quedará muy cargado. Solo si te ha quedado finita y según la forma de tus ojos puedes aplicarlo. Tampoco te recomendamos que pintes tu línea de agua si tus ojos tienden a lagrimear mucho, porque acabarás con el lápiz corrido y borroso. Si tus ojos son redondos, puedes alargar su forma y hacerla más almendrada añadiendo un pequeño rabillo. Intenta que no sea demasiado largo y que el extremo final acabe en punta.

Como último retoque, asegúrate de que no hay espacios sin pintar entre tu línea y las pestañas ya que la gracia del eyeliner es crear la ilusión óptica de pestañas gruesas y pobladas.

Ahora que tienes todos los pasos, solo nos queda recomendarte práctica y paciencia.

Fotografía: Pinterest

admin

Sitio web de noticias sobre las últimas tendencias del momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *